¿Qué es un webinar? Todo lo que tienes que saber antes de empezar

que es un webinar

Lo has leído ya en varias ocasiones y empiezas a tener curiosidad sobre esta herramienta que utilizan cada vez más emprendedores y marcas para vender en internet. Pero en realidad, no tienes todavía demasiado claro qué es un webinar y cómo podría ayudarte en tu negocio.

Son tantas las herramientas y los mitos sobre los negocios digitales que es difícil acertar.

Probar, analizar, medir… Lo importante es que cuando encuentres una acción o estrategia, aprendas bien cómo implementarla y pruebes.

Aunque aún te falte conocimiento, con el tiempo irás perfeccionando.

Porque si te quedas observando sin implementar, esperando a tener el control y dominio absoluto, nunca sabrás si a ti te funciona.

En este post te vamos a explicar con todo detallé qué es un seminario online, una masterclass o un webinario.  Cualquiera de estos nombres se refiere a lo mismo y vamos a usarlos todos para no aburrirte.

 

¿Qué es un webinar?

Un webinar es una clase online para un determinado público que muestra un interés en un tema concreto y se registra mediante un formulario que incrustas en una pequeña página (landing page).

En esa página de aterrizaje, a la que los usuarios pueden llegar a través de redes sociales, de un blog, de un email o de un anuncio principalmente, detallas el contenido que vas a tratar.

Más abajo te contaremos qué deberías incluir en esa página de registro.

Ahora, básicamente, quédate con que un webinar es una forma de dar contenido de valor en formato vídeo relacionado con tu marca con diferentes objetivos.

Al final o durante tu clase, los asistentes tienen la opción de preguntar dudas e interactuar tanto contigo como con el resto de los participantes.

Se crea así, una relación bidireccional que genera cercanía las personas que están al otro lado, sin importar la distancia de su ubicación.

Cualquier negocio, venda lo que venda, puede usar esta herramienta y no necesariamente tiene que ser digital. Aunque es lo más común.

 

Los objetivos de un webinar

¿Para qué me puede servir un webinar? Es la pregunta que muchas personas se hacen antes de dar el paso y crear su primera masterclass.

Pues bien. Es lo primero que tienes que fijar antes de lanzarte.

Pensar bien qué es lo que quieres conseguir es fundamental para estructurar todo el contenido.

El webinar es una manera directa de llegar a un público que de otra forma no llegaría o tardarías mucho tiempo en atraer. Sobre todo, si estás empezando y tienes poca visibilidad.

Pero, ojo. No te quedes con que solo es útil cuando empiezas. Es una herramienta que podrás usar siempre y a la que nosotros, en Vivir de tu Pasión, recurrimos con mucha frecuencia.

Los objetivos de un webinar pueden ser:

 

VISIBILIDAD

Llegar a un público que no te conoce de nada a través de un webinar es una manera de ganarte su confianza en menos tiempo.

Porque no es lo mismo escribir contenido en tu blog, o publicar con frecuencia en tus redes sociales, que ser tú quién está al otro lado hablándoles a esas personas que han reservado un tiempo para escucharte.

De entrada, ya hay un compromiso inicial. Primero se han registrado, y después han asistido a tu clase.

El hecho de que puedan interactuar contigo, les da seguridad y cercanía.

A partir de ahí, si les has sabido motivar y les aportas contenido útil e interesante, sin aburrirles ni tratar de venderles desde el primer minuto, es muy probable que empiecen a seguirte y también a interactuar con tus contenidos.

 Después del webinar, habrás aumentado tu visibilidad.

AUTORIDAD

Para confiar en alguien, primero tienes que saber que esa persona sabe de lo que está hablando y merece la pena escucharla.

No se trata de que te pongas a contar tu currículum, tus premios o todo lo que ganas.

Lo que tienes que mostrar es tu experiencia y tus conocimientos, con ejemplos, contenido valioso, cercanía… pero siempre con la clara intención de ayudarles en lugar de presumir.

De hecho, debes ponerte en su piel para lograr empatizar y conectar desde el primer momento.

Y para eso, es importante que conozcas bien al público al que te diriges.

La definición del avatar, de las personas a las que quieres llegar, es uno de los pasos previos antes incluso de marcar el objetivo del webinar.

VENTAS

En los dos casos anteriores, acabarás tu webinar sin ofrecerles nada.

Simplemente, ya te conocen, te empezarán a seguir, sabrán que eres una autoridad en determinado sector o temática. Y todo eso, les acercará más a tu marca o a tu negocio, y por tanto, a las ventas.

Pero también puede ser que tu objetivo con el webinar sea promocionar un servicio o vender un curso que acabas de crear.

Así, directamente.

Muchos emprendedores recurren a ellos para ofrecer un contenido durante 30 ó 40 minutos y al final, hablar de eso que están tratando de vender.

¿Es útil? Por supuesto.

Aunque no vendas nada en ese momento, si lo haces bien, dejarás a algunos de los asistentes dando vueltas a tu oferta. Y puede que en los días posteriores acaben cayendo en la tentación a través de los emails post webinar que puedes enviarles.

Hasta aquí, lo que tienes que anotar es:

  1. Definir bien el público al que te diriges para captar su atención con la página de registro y con los emails hasta el día del webinar.
  2. Definir el objetivo que quieres conseguir una vez asistan.

 

Tipos de webinars que puedes crear

Básicamente son dos: en directo o grabados (automatizados).

No vamos a decirte que uno sea mejor que otro, porque habrá ocasiones en las que te funcione mejor el directo y en otras sea preferible recurrir a un webinar automatizado.

En cualquier caso, ambos son eficaces para los tres objetivos que te hemos contado: visibilidad, autoridad y ventas.

 

VENTAJAS DEL WEBINAR EN DIRECTO

La ventaja principal del directo es que se crea un vínculo más natural y cercano con los asistentes. Y la opción de responderles al momento siempre gusta más que tener que esperar unas horas e incluso al día siguiente para resolver una duda.

A nosotros nos gustan mucho los directos.

Otra ventaja es que te puedes ir adaptando sobre la marcha a lo que te van preguntando. Aunque lo suyo es que hasta el final no respondas nada para no interferir en el contenido que tengas preparado.

Lo que sí puedes hacer es alargarlo todo lo que quieras.

Si ves que la audiencia está receptiva y participa, no tengas prisa en acabar. Muéstrate con total transparencia, abre debate, anímales a interactuar y no salgas corriendo, aunque lleves más de dos horas.

Es lo bueno que tiene el directo.

Eso sí, no te desanimes si hay pocos asistentes. Debes darlo todo y siempre tratar de ayudarles, aunque estés solo con otra persona.

 

VENTAJAS DEL WEBINAR AUTOMATIZADO

Si aún no te sientes con la confianza y seguridad para ponerte delante de la cámara, por tu timidez o por miedo a que falle la tecnología, empieza grabando el contenido.

Aunque todo se supera probando, mejor empezar por automatizado que no hacer nada.

La ventaja del webinar automatizado es que lo puedes dejar funcionando todos los días si quieres con anuncios o incluso en tu propia web.

De esa forma, no tienes que reservar un tiempo específico, sino que los usuarios se pueden registrar siempre que quieran y ver el contenido grabado en cualquier momento.

Si lo grabas, puedes editar lo que quieras y repetir tantas veces como necesites.

Otra ventaja es que, si la persona que se registra tiene tiempo en ese momento, es más fácil que lo vea que si tiene que esperar a un día y hora fija. Aunque esto también puede ser un inconveniente porque no tiene tiempo de organizarse.

Y hay herramientas que te permiten simular un día y hora, aunque esté grabado.

Nuestra recomendación es que pruebes ambas opciones y decidas cuál es la que más te gusta. Con el tiempo, te irás familiarizando y cada vez te saldrá mucho mejor.

La página de registro del webinar: el título y las claves

Una vez que atraes a un usuario a clicar en un anuncio o en un correo, les llevas a una página donde podrán dejar sus datos para registrarse a la clase online.

Y aquí es importante que dediques tiempo al texto de la página.

Es primordial que tengas definido el público al que te vas a dirigir, así como el contenido que quieres incluir en la masterclass.

Lo más básico que tienes que incluir es:

  • Un buen título
  • Los puntos que resuman el contenido de tu clase.

 

1. El título de la página de registro

Una vez hayas decidido el contenido que vas a incluir, y previamente el avatar y el objetivo, es el momento de empezar a escribir.

Para redactar un título atractivo, necesitas conocer cuáles son sus intereses, su necesidad, sus miedos… y crear en su mente una imagen que sea fácil de entender, con la que se identifique rápido.

Es una de las labores de un copywriter.

Busca un dolor principal o una ventaja. Piensa en lo que los asistentes van a conseguir cuando vean tu webinar y por qué merece la pena que se registren y sé concreto y claro.

No te limites a un título tipo:

“Cómo hacer una web atractiva desde cero”

Si quisieras ganar visibilidad o notoriedad en el diseñado web para emprendedores, este titular no ataca su dolor ni elimina sus principales objeciones. Una de esas objeciones podría ser el poco o nulo desconocimiento de la tecnología, por ejemplo.

Debes ser más específico. Resalta la ventaja principal, eliminando esa objeción.

Podrías probar con un:

Aprende a hacer tu propia web con apariencia profesional en menos de 3 horas, aunque seas un negado con la tecnología y con el diseño. Y empieza a captar clientes que estás perdiendo por no tener montada su “casa digital”.

Se podrían dar muchas vueltas, en función de lo que hayas detectado en tu avatar.

Pero quédate con ser específico, eliminar esas creencias que pueden frenarle a apuntarse al webinar y no temas alargarte en el título.

Más vale un título que conecte desde el primer momento, que quedarse corto y no apelar a las necesidades del lector.

Escribe todo lo que se te ocurra, y después elige. No tengas prisa porque este punto es muy importante para conseguir registros.

Recuerda enumerar sus:

  • Deseos, objetivos, necesidades, intereses.
  • Miedos, objeciones.

Un truco que puedes aplicar para saber si es un buen título es preguntarte: ¿Y?

Es decir, si escribes algo como: “Aprende a crear páginas webs” y puedes preguntarte ¿y para qué quiero aprender eso?, sigue exprimiendo ese titular para responder la pregunta.

Porque nadie quiere aprender a crear páginas webs. Lo que quiere la gente es conseguir clientes. ¿Para qué? Para poder vivir de su negocio en internet y tener más tiempo libre, por ejemplo.

Ve siempre a la ventaja última. Al motivo real por el que tu audiencia quiere conseguir eso que tú le vas a enseñar.

2. El contenido del webinar

Una vez que has logrado un buen titular (puedes hacerlo antes si prefieres) hay que resumir lo que vas a enseñar en la clase a la que están a punto de registrarse.

Para que dejen sus datos, deben estar convencidos de que el contenido es útil e interesante.

Y aquí el copy (los textos), juega un papel muy importante.

En esta parte, también tienes que resaltar las ventajas, los dolores y eliminar las objeciones que no has mencionado en el título.

Siguiendo con el ejemplo del diseño web podría ser algo como:

“En este webinar vas a aprender a:

  • Utilizar la herramienta más fácil e intuitiva que existe ahora mismo en el mercado para hacer webs desde cero que usan todos los emprendedores digitales.
  • Diseñar una página chula con todos los elementos imprescindibles que debe tener para convertir a los visitantes en potenciales clientes.
  • Ahorrar más de 1500 € que te cobraría un diseñador profesional sin miedo a que falle o se quede colgada cada dos por tres.

 En este caso, el contenido podría girar en torno a mostrar WordPress, para enseñarles lo fácil que es, y conseguir por ejemplo que compren a través de tu enlace de afiliado el hosting con el que tú trabajas.

Además del un buen título y contenido, y por supuesto, el formulario para que dejen sus datos y confirmen su registro, puedes incluir un vídeo contando un resumen del contenido o aludiendo a esos dolores.

También es recomendable que te presentes.

Bien a través de un texto donde resumas quién eres o en formato vídeo si es que la comunicación oral se te da mejor.

Aquí tampoco hay reglas en cuanto a longitud.

Lo suyo es que hagas pruebas y analices. A veces, una página de registro larga es más efectiva que una corta, o viceversa. Si el contenido es bueno, el copy es atractivo, y merece la pena alargarse, hazlo.

 

¿Cómo promociono mi webinar?

Captar muchos registros, no te garantiza que vayan a asistir o a verlo, si es grabado.

Primero necesitas promocionarlo para conseguir el mayor número posibles de interesados y después, de asistentes.

Lo más fácil es recurrir a las redes sociales y crear una campaña.

Invertir 50 ó 100 € en Facebook e Instagram por ejemplo, te ayudará a conseguir mayor alcance, ya que como sabrás, las redes sociales tienen un alcance orgánico cada vez menor.

Si por ejemplo tuvieras ya una lista de suscriptores, también lo puedes promocionar por email a esos seguidores sin invertir en publicidad.

Y hay otra manera de hacerlo sin gasto para ti, que es a través de afiliación.

Conseguir que alguien de tu confianza, o algún emprendedor que tenga más visibilidad recomiende tu webinar no es difícil. Solo tienes que hacer una lista de esas personas que podrían ayudarte y contactar directamente con ellas.

 

Cómo conseguir el mayor número de asistentes al webinar

Una cosa es que la gente se registre y otra es que luego asista el día y hora que fijes.

Hay demasiado contenido en internet y la gente está muy ocupada. Así es que es muy fácil que se les olvide o pierdan interés a medida que van pasando los días.

Sobre todo, si es en directo y lo empiezas a promocionar con una semana o más de antelación.

Aquí te toca hacer email marketing sí o sí.

Es básicamente enviar emails (ya tienes sus datos de la página de registro) los días previos despertando el interés a través de historias, contenido útil, casos de éxito, generando intriga…

Y no te olvides de recordarles la fecha y la hora, varias veces. El día del registro, el día antes y ese mismo día, como mínimo.

Tienes que motivarles, despertar curiosidad por lo que les vas a contar, dejarles a medias para que tengan ganas de más y asistan. Aún así, ten en cuenta que lo normal de media es que si tienes 100 registros, asistan 10. Un 10% ya sería una buena cifra.

Si llegan más, mejor. Pero sean los que sean, hazlo.

Sobre la periodicidad o cantidad de esos correos, tampoco hay regla fija y dependerá de los días que resten hasta el webinar desde que empiezas tu promoción.

Acuérdate de cuáles son sus intereses, qué es lo que necesitan, por qué se han apuntado, qué miedos tienen, qué necesitan saber… Todo eso lo tienes que tener recopilado en la definición de tu público objetivo.

Si te diriges a todo el mundo, no llegarás a nadie. Grábatelo.

No temas reducir el círculo, porque es lo más efectivo. Tu producto o tu servicio tiene un público determinado, no es para todo el mundo.

 

¿Y después del webinar, qué hago?

Sea cual sea tu objetivo, no te olvides de las personas que se registraron. Tanto de las que asistieron como de las que no.

Lo primero es enviarles un email con la grabación.

Lo suyo es que esperes a que acabe el webinar para escribir ese correo y contar cómo ha ido todo, o hablarles de algo interesante que preguntaron o de lo que ofreciste en exclusiva.

Puede que ese día no pudieran asistir, pero sí tengan interés en verlo.

Ahora es el momento de agradecerles su confianza y de seguir sembrando, ayudándoles a mejorar con tu contenido gratuito o convenciéndoles para que compren tu servicio.

En caso de que hayas hecho el webinar para vender, ya has abierto el carrito y serán los emails los que se encargarán de hacer el resto del trabajo. Es lo que se llama el embudo de ventas: desde que lanzas el servicio hasta que cierras la opción de comprarlo.

Aquí puedes jugar con historias, testimonios, eliminar objeciones, apelar a la urgencia, la escasez, la exclusividad, la emoción….

Y la venta puede ser directamente en una página o a través de una llamada (recomendable para servicios de alto precio).

Ahora ya sabes bien qué es un webinar, cómo funciona y qué ventajas tiene para vender cualquier producto o servicio en internet. Toma nota de estos pasos, y asegúrate de bien definido el público, el objetivo y el contenido.

Te dejamos aquí una checklist para que no te saltes ni un paso, y tengas a mano todo lo que necesitas para lanzar tus webinars.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta